Un comentari d’Oriol Domingo

by

Avui, a La Vanguardia, Oriol Domingo aprofita un article de fa uns dies publicat per Pilar Rahola en el qual feia referència a un llibre del monjo de Montserrat, Cebrià M. Pifarré, amb el títol de “Literatura cristiana antiga” per escriure un paràgraf que qualsevol persona inquieta sobre el fet religiós hauria de llegir i meditar tranquil·lament i profundament.

A partir de la confessió que fa del seu agnosticisme, i de la frase següent: “No soy creyente, en el sentido en que no tengo resueltas mis dudas a través del dogma. Dios, para mi, no es la respuesta, sino el inicio del interrogante”, Oriol Domingo escriu el que, segons ell, són uns comentaris cordials. Us en transcric un paràgraf que em sembla clar, profund i digne de ser ponderat:


Lo dogmático no define al creyente pese a que algunos piensen lo contrario. El interrogante y la duda no son exclusivos del agnóstico o del ateo. El fundamentalista, sea religioso o irreligioso, tiene el dogma como una fórmula que encierra la realidad y no admite interrogantes. Hay creyentes que dudan, esperan, preguntan y buscan. Consideran el dogma como una fórmula que intenta describir una realidad, aunque dicha realidad desborda una y otra vez los propios cauces dogmáticos. El creyente en el Evangelio de Jesús de Nazaret sabe, como los autores de los primeros siglos del cristianismo, que hay muchos interrogantes abiertos en los textos evangélicos y planteados por Jesús.

Advertisements

%d bloggers like this: